Los precios de los negocios fluctúan constantemente de tienda en tienda. Sin embargo, ¿cómo sabemos si el precio de los productos es verdaderamente fiel? Podríamos estar siendo víctimas de maniobras de marketing. De acuerdo a Ruben Sánchez, portavoz de la organización FACUA, a la defensa de los derechos del consumidor, “los fraudes al consumidor están presentes en todo tipo de sectores”.

Algunas estrategias comunes

Las falsas ofertas

Una táctica común entre los comercios, según Sánchez, es la de dar ofertas inaccesibles, ya sea poniendo carteles en las vidrieras, o promocionando un producto que ya no está disponible en el local, o peor, que tiene un precio más caro que el anuncio.

“¿Se achicó el envase?”

Aprovechando que muchos consumidores son distraídos, muchas empresas optan por mantener el precio de un producto pero achicar su tamaño. De esta manera evitan la mala cara del cliente al enfrentar un aumento de precio.

El presupuesto y el precio final

A veces cuando dejamos algo para arreglar, por ejemplo el auto o un electrodoméstico, el presupuesto inicial podría parecer razonable. Sin embargo, cuando recibimos un segundo presupuesto, es probable que el mismo haya cambiado considerablemente desde la primera oferta. Esta es una táctica que suele funcionar para los comerciantes, porque logra atrapar a aquellos que se encuentran en aprietos por la necesidad de tal producto o servicio.

Los productos disfrazados de “light”

En un contexto de mayor conciencia sobre el cuerpo, las empresas aprovechan para relanzar productos que reclaman ser “reducidos en calorías” o “más saludables” a fin de atrapar a estos consumidores preocupados por su silueta, mientras que es probable que en realidad sean simplemente productos normales con etiquetas verdes y un mínimo cambio en su elaboración en comparación a su versión común.

Los productos a la vista

Muchas personas que concurren al supermercado ocasionalmente no suelen prestar atención a la variedad de opciones que disponen en las góndolas, y es por eso que caen ante esta vieja estrategia. Están en busca de un producto en particular y justo delante de sus ojos están exhibidas las marcas estrella, que suelen ser las más caras. Esto no es una casualidad, los productos están estratégicamente posicionados para que se alinien con la mirada del consumidor, mientras que aquellas marcas de menor escala y mejor precio estarán fuera de alcance, en los estantes cercanos al suelo.

Como consumidor tienes tus derechos, y es tu deber reclamar que sean respetados. ¿Necesitas asistencia legal? Encuéntrala en LegalSi.

Leyla

Author Leyla

More posts by Leyla

Leave a Reply

Abrir chat