Domingo a la mañana. Pamela abre un periódico y encuentra una foto de su familia, su esposo, ella y sus dos hijos pequeños, en un anuncio de pasta de dientes. La foto habia sido tomada hace años por un fotógrafo que ella habia contratado. Al llamar al fotógrafo para descargar su enojo, el artista le dice que al haber sacado la foto él, es de su propiedad, por lo que puede hacer lo que quiera con ella.

Las posibilidades de que veas una fotografía no autorizada de ti mismo son mayores que nunca, basta con ingresar a cualquier red social. Cuando te encuentras con esa imagen, ¿puedes hacer algo al respecto? ¿O una foto pertenece a la persona (o compañía) que la tomó?

«Esta es una pregunta increíblemente compleja que involucra todo, desde la ley constitucional hasta los derechos de propiedad», dice el fotógrafo Ron Rovtar. «Millones de fotos se publican legalmente todos los días sin el conocimiento o aprobación de los sujetos».

¿A quién pertenecen los derechos de autor?

Esto es bastante fácil de responder: el fotógrafo es propietario de los derechos de autor, a menos que él sea un empleado contratado para tomar fotografías (como un fotógrafo de periódico) o si la fotografía fue tomada bajo un acuerdo contractual que estipula que se hizo como trabajo por alquiler.

Por lo tanto, si contratas a un fotógrafo para tomar fotos en la fiesta de tu hija, el fotógrafo posee los derechos de autor de las imágenes a menos que haya firmado un acuerdo que establece que las fotos son obras de alquiler.

¿No es una invasión de privacidad?

Sólo porque el fotógrafo posee los derechos de autor no niega el derecho del sujeto a la privacidad. Un fotógrafo no puede legalmente tomar una foto de alguien dentro de su casa u otra área donde tienen una expectativa razonable de privacidad. Tampoco pueden los fotógrafos publicar imágenes que, aunque sean tomadas en un lugar público, revelen la vida privada del sujeto o que usen la semejanza de ese sujeto de una manera que podría ser hiriente o perjudicial.

¿Qué pasa con los derechos de publicidad?

La mayoría de los paises tienen leyes que limitan la publicación no autorizada de fotos ajenas con fines explotadores, como la publicidad.

Sin embargo, hay excepciones. Por ejemplo, se aplican reglas diferentes si el sujeto es una celebridad. Además, la ley reconoce la diferencia entre el uso comercial y el uso editorial. Si la fotografía es de interés periodístico, se puede publicar sin el permiso del sujeto.

¿Puedes demandar?

Depende. Si la foto fue tomada en un lugar público -un centro comercial, una playa, un parque de diversiones-, entonces probablemente no tendrás suerte en términos de invasión de privacidad. Pero si se utiliza comercialmente, digamos en un anuncio, sin tu permiso, puedes salir victorioso.

Dado que hay un montón de variables involucradas, es aconsejable buscar asesoramiento jurídico de un abogado de propiedad intelectual si estás considerando una demanda. Y recuerda, al estár en un mundo grande, grande, en el que casi todo el mundo porta una camara de fotos, lo más probable es que tus 15 minutos de fama sucedan sin tu consentimiento.

Leyla

Author Leyla

More posts by Leyla

Leave a Reply

Abrir chat